También conocida como tiña, es una enfermedad fúngica de la piel de carácter zoonósico y altamente contagiosa que afecta a las capas queratinizadas de la piel, pelo y pezuñas. Los hongos implicados pertenecen al género Microsporum, Tricophyton y Epidermophyton principalmente. Los factores predisponentes son calor, humedad, mala ventilación y estados inmunocomprometidos.

 

Los signos clínicos más frecuentes son: prurito, inflamación, lesiones alopécicas circulares, pápulas y pústulas foliculares e incluso forunculosis. Microscópicamente se observan hifas en los tallos pilosos y artrosporas fuera y dentro de los pelos o en las capas superficiales de queratina. La hiperqueratosis orto o paraqueratótica es una lesíon frecuente junto con inflamación perivascular compuesta por macrófagos y linfocitos.

Se observa también foliculitis neutrofílica luminal llegando a producirse granulomas cuando se rompen los folículos pilosos. En algunos casos el patrón inflamatorio puede semejar al de enfermedades autoinmunes.

 

Las muestras de biopsia se deben tomar en el límite entre el tejido sano y la lesión con cuidado de no eliminar las capas de queratina superficiales. El diagnóstico debe completarse con un cultivo de hongos en piel o pelos.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *